jueves, 30 de enero de 2014

0.0081 (D*D+225*N) /60*DP

Dicen las empresas eléctricas que sus facturas son bien claras. Haga la prueba y responda usted mismo echando un vistazo al último recibo de la luz que le haya llegado al buzón. Y, ahora, pista para los verdaderos artistas a la hora de detallar los conceptos que nos cobran: la factura del agua.
   Aquí tiene una fotografía con la última que el cartero me ha dejado en casa. En el reverso titulan en letras de molde: Detalle de la factura por conceptos. Y aparecen a continuación hasta 13 variables distintas entre los conceptos de Aducción, Distribución, Depuración y Alcantarillado. Me hacen saber además que hay en el cálculo de importes una parte variable y otra fija.O el signifnicado de las letras que aparecen en estos conceptos: "D= diámetro del contador expresado en milímetros"; "N= número de viviendas, locales y usos asimilados; y "DP= días que conforman el periodo de consumo".
  ¿Qué? ¿Ya se ha perdido, no? Pues no se vaya que aún hay más en este ejercicio de explicar de forma muy cristalina a qué se debe cada céntimo que nos cobran. Por ejemplo, que en esa parte variable el volumen de agua suministrado "se distribuye en bloques en función del grupo de usos al que pertenezca el suministro". ¿Mande?
  Sin embargo, el jeroglífico de la factura viene cuando se indican -más de una vez- unos parámetros que ni el Premio Nobel de Facturología sabría descifrar. Ejemplo de mi última factura del agua: "Cuota de servicio 0,00081 (D*D+225*N)/60*DP", lo que arroja 3,21 euros con el IVA incluido. Por favor, si sabe desentrañar este concepto, avise... al jurado del próximo Premio Nobel, porque uno de sus galardones llevará su nombre y apellidos.



No hay comentarios: