domingo, 16 de febrero de 2014

Cuando la basura tiene preferencia

Apostar por el reciclaje de la basura doméstica está muy, pero que muy bien. Los ayuntamientos saben que eso del reciclaje anda reconocido y valorado por el 99,9% de sus ciudadanos. Por eso se dedican a repartir de contenedores de todos los colores las calles, en ocasiones en detrimento de plazas de aparcamiento allí donde más difícil es buscar un hueco para el coche. Pero esa es otra historia.
   Hay otras veces que los contenedores para la recogida de la basura se dejan en cualquier parte. Esta sí es la historia. Ahí tienen al protagonista de estas líneas. Lustroso, nuevo y limpio, el ayuntamiento de Majadahonda lo ha colocado ahí y no en otro lado: junto a un complicado cruce con semáforos, salida y entrada de una urbanización, un centro deportivo y el acceso al Bus-Vao de la A6. A pocos metros de una parada de autobuses que utilizan frecuentemente los chavales de un colegio cercano.
  Fíjese bien. Los operarios lo han plantado encima de la acera. Y punto. Nadie parece haberse dado cuenta de que los peatones no tienen espacio para pasar y deben salir de ella por un lado o por otro, bajar a la calle, para esquivarlo y seguir su camino Menos aún los osados que empujan un carrito de bebé. Sí, la basura tiene en ocasiones la preferencia frente al peatón. No viene en el código de circulación aunque en Majadahonda -ciudad de 70.000 habitantes a las afueras de Madrid- han dado el primer paso. Aunque hayan tenido que bajar a la calle y poner en peligo a más de uno.

No hay comentarios: