domingo, 9 de marzo de 2014

Cuando la libertad no se defiende en la calle

Dicen que la democracia, a día de hoy, se defiende a pie de calle. Dicen que no hay nada más directo, ciudadano, plural y democrático que ejercer el derecho a decidir en la vía publica, verdadero parlamento peatonal del Estado de Derecho cuyo pilar - sólo parece- son las redes sociales.
  Y no, todo es una simple moda que avanza al calor de una crisis que ya escampa. Porque, al menos en nuestro país, hubo quien no quiso ver en 2008 que la crisis económica había llegado y ahora -6 años después- no desea ni de lejos reconocer que empieza a latir el pálpito de que la jodida recesión toca a su fin y de que es tiempo de bonanza. Una bonanza limitada, un crecimiento mísero pero al fin y al cabo un dato positivo ante tanto años de apreturas y sacos de malas noticias económicas.
   Lo de la democracia en la plaza y en la calle -por mucho de que se disfrace de redes sociales- no se sujeta. Aquí salimos a la calle según qué y según quién en un doble rasero que conduce al patetismo. Hoy, sin ir más lejos, se celebran elecciones legislativas en un país llamado Corea del Norte. Allí gobierna un tal Kim Jong-un, un sujeto al que a su lado Adolf Hitler es el candidato idóneo al Premio Nobel de la Paz y al galardón de los Derechos humanos de Estrasburgo. Una dictadura comunista hereditaria, prima hermama de la de los Castro en Cuba, donde el comunismo más atroz ejecuta al disidente. Así, sin más.
  A pesar de que la ONU acaba de volver a dar la voz de alarma, nada ni nadie saldrá a la calle para pedir que el mundo libre haga algo para detener el gulag cubano y de Corea del Norte. Al menos nos quedamos con el humor negro e inteligente en Twitter de norcoreano. Siempre he defendido que nuestros hijos, más pronto que tarde, verán películas donde se muestre cómo la libertad se pisa en Cuba y la hermética Corea del Norte. Y habrá quiénes -como cuando vieron La lista Schlinder- se pregunten porqué absolutamente nadie hizo nada entonces. En ese tiempo estamos precisamente ahora, aunque nadie salga a la calle y grite libertad para millones de seres humanos masacrados por dictaduras crueles e inhumanas y cuando el siglo XXI va camino de hacerse mayor de edad.
PD. Y si quieres ver cómo es la Corea del Norte de hoy, aquí tienes un excepcional reportaje de la HBO estadounidense sobre este Show de Truman real donde la población es la protagonista de una pesadilla extravagante e inhumana. Y otro más realizado por el reportero Jon Sistiaga para Cuatro y mostrar descarnadamente a este régimen gobernado por lunáticos desde hace más de 60 años.

No hay comentarios: