martes, 19 de agosto de 2014

Once contra once a las once

Andrew Rector es un vendedor de coches en Estados Unidos. Hace apenas un mes compró una entrada para ver el partido de béisbol que jugaron una tarde los Yankees de Nueva York contra los Red Sox de Chicago. El soponcio del juego, la modorra, la hora o vaya usted a saber hizo que el pobre de Andrew cayera en brazos de morfeo. Allí estaba una cámara de televisión de la cadena deportiva ESPN para enfocarle y llevar su imagen durmniente a todo el país, aderezada por los chistes malos que de la escena virtieron los narradores del choque.
   A Andrew aquello no le cayó nada bien. Menos aún al ver que el video de su siesta era visitado en youtube por miles de personas para mofarse de la escena y que varios periódicos llevaron la imagen a sus páginas. Tan poca gracia le hizo que ha demandado a la ESPN, a los comentaristas, a la liga de béisbol y a los Yankees, a los que reclama nada menos que 10 millones de dólares por atentado contra su honor y su imagen.
  Esta noche en el Santiago Bernabéu habrá lleno a reventar y casi 80.000 espectadores en sus gradas para presenciar el Real Madrid-Atlético de Madrid, partido de ida de la supercopa. El encuentro empieza a las 23.00 horas por lo que, retrasos y minutos de descuento incluidos, el balón rodará hasta casi la 01.00 de la madrugada de mañana miércoles. Un horario imposible que echa a los niños del fútbol y que provocará que más de uno se quede frito ante la tele. Si está en el Bernabéu y le atrapa Morfeo, sueñe con que le capten en directo las cámaras de TVE. Ya sabe, Andrew anda reclamando 10 millones en los tribunales de EEUU.

No hay comentarios: