jueves, 30 de octubre de 2014

Vado permanente de caraduras

Me gustan los que le echan cara a la vida, no los caraduras. Aquí tenemos a uno de estos últimos. Tiene un chaletazo en la zona residencial de El Plantío, en el linde entre Madrid y la ciudad de Majadahonda. También tiene un supercochazo 4x4 de alta gama y un perrazo ladrador que cuida su morada.
   Lo que no tiene es permiso para poner un vado de salida de vehículos, aunque intenta dar el pego y así ahorrarse el pago de esta tasa municipal. Me explico. El tío se ha comprado dos carteles de Vado permanente, con la señal de prohibido aparcar, y los ha clavado en la puerta del garaje de su casoplón que da a la calle. Por supuesto, no son los carteles oficiales de Vado permanente que autoriza el Ayuntamiento de Madrid a quienes sí cumplen y apoquinan la tasa.¿Qué diferencias hay entre una y otra placa? Aquí lo puede ver. Una (la primera) tiene su número de control del ayuntamiento y la otra -comprada en una ferretería o tienda del ramo- carece de cualquier número de control o el sello del consistorio de la capital y, así, se ahorra más de 200 euros anuales de la tasa. Además, el de la placa legal es su  vecino de al lado, pared con pared.  Mucho cochazo, chaletazo y perrazo para una estafita y fraude de caradura. ¡Ah!, y no se le ocurra aparcar frente al vado porque el dueño tiene un genio que paqué.


PD. Y, quién sabe, si la placa de la empresa de seguridad se la ha comprado también en un chino o birlado por ahí.

No hay comentarios: