miércoles, 30 de abril de 2014

Se hace saber

No, no me gustan los graffitis. El 99,9% de estas supuestas obras de arte callejero son auténticas salvajadas que joden edificios, monumentos, obras públicas, trenes y vehículos de transporte público o lo que quede más a mano del gamberro de turno con un spray en la mano. Quizá los que más odio son aquellos que se realizan en furgonetas de color blanco por aquello de hacer una gracia. Maldita la gracia la que tiene que darle al descubrirlo al dueño de la furgo.También son auténticas tropelías esos graffitis cuyos perpetradores pintan con simples rayas y firmas personales todo aquello que pillan del mobliario urbano.
  Este grafiti tan anodino y asqueroso que ven aquí de color amarillo apareció una mañana en la cristalera de la puerta de acceio de un bar de copas de la calle Diego Niño, El Puerto de Santa María. Siendo gaditanos, los dueños del local se lo tomaron con cierta guasa. Ni corto ni perezosos dejaron sobre el grafiti un mensaje dirigido al autor de la deleznable pintura. Y eso sí que es una obra de arte, porque tiene ingenio y es innovador. Pasen, vean y lean. 

viernes, 25 de abril de 2014

Vinos de una Andalucía muy lejana

Hoy vamos con la historia de una foto. De esta foto que va a aquí abajo. Fue tomada esta pasada Semana Santa en el hipermercado Carrefour El Paseo en El Puerto de Santa María, ciudad del marco de Jerez y con unas bodegas muy conocidas: Osborne, Terry, Caballero, Rives... Siglos y siglos de tradición embotellando uva con mucho cariño.
   La foto muestra las estanterías donde se juntan los "Vinos de Andalucía", según el reclamo del cartel para los consumidores, especialmente para los turistas nacionales o extranjeros que se acerquen a conocer nuestros caldos. Pero, ...¿qué es esto? ¿Una broma? Si se fija en la imagen, ni una sola de las botellas que aparecen contiene vinos andaluces. Es más, ninguna es de bodegas españolas sino más bien de vinos italianos, frances, portugueses... Un diez para el que puso allí el cartel o para el que colocó las botellas en esas estanterías. En la tierra del Sherry, a veces, si no te fijas te sueltan Cherry.