lunes, 22 de diciembre de 2014

Feliz Navidad, como siempre

Ahora sí, ya es Navidad. No es el alumbrado de las calles, los spots de juguetes en la tele o la venta de turrones y mazapanes en el Carrefour lo que marca el inicio de las fiesas. Si fuera así las navidades comenzarían a primeros de noviembre, justo después de la celebración de Halloween. Pero no. La Navidad llega tal mañana como la de hoy con el sorteo del Gordo, con los niños de San Ildefonso sonando desde primera hora de la mañana para anunciar que las fiestas ya son una realidad
.
   Y aquí está, como cada año, la felicitación navideña de mi familia. La autora es Patricia, como siempre. Yo me encargo, como mucho, de buscar los sobres y echarlas al correo para que nuestra familia y amigos nos encuentren en el buzón. Porque entre las cartas del banco y los folletos de publicidad es toda una alegría encontrarse con una carta personal. Feliz Navidad. Feliz 2015. Y que, como dice Eduardo en la ilustración, que la crisis se haya despedido. Fun, fun, fun.

martes, 9 de diciembre de 2014

Atascos de lujo

Las Rozas Village es un centro comercial al aire libre a las afueras de Madrid repleto de tiendas de marcas de lujo. Eso sí, son de outlet, lo que significa que sus artículos no son de temporada y, por tanto, los precios no son de clavazo. Por allí anidan marcas de poderío: Hugo Boss, Loewe, Carolina Herrera, Michael Kors, Tommy Hilfiger, Armani, Bulgari, Calvin Klein, Furla, La Perla, Versace... No busque allí un humilde H&M, un Zara o un Primark. Nada, nada... allí de lo bueno, lo mejor. Es el paraíso de las compras y darse un capricho para ir a la moda con la marca preferida.
   Este puente de la Constitución, Las Rozas Village estuvo a punto de colgar el cartel de 'Completo'. Allí no cabía ni un afiler y miles de personas se agolpaban en sus tiendas, con el parking atestado. Aquello era una orgía de consumismo en el octavo año de la crisis con imágenes que valen mas que mil palabras. Estas lo resumen todo: colas en el exterior para acceder a las tiendas porque no cabia más gente en su interior. Y, ojo, estamos hablando de colas para entrar en los locales de moda de hombre y mujer de...¡¡¡ Polo Ralph Lauren!!! Y en una mañanita gélida de sábado, para luego acceder a un local repleto de gente y también con colas para ir al probador y para pagar en caja.