viernes, 6 de febrero de 2015

Pasen y vean lo peor de la prensa

La prensa que se hace en España es muy buena. Otra cosa son las empresas periodísticas, asignatura -la de Empresa periodística- que sin que venga a cuento me dejaron para septiembre en quinto de carrera y que tuve que aprobar -con algo de fullería-, in extremis para obtener la licenciatura.
  ¿Cuándo se observa que la prensa española olvida la independencia, la pluralidad, la ética y hasta la vergüenza torera? Muy fácil: cuando informa de sí misma o de las empresas de la competencia. Ejemplo de libro: los resultados del EGM. En cada ola de los datos de audiencia del Estudio General de Medios no leerá a nadie asumir que se la ha pegado. ¿Cómo entonces saber quién ha tenido unos mediocres resultados? Sencillo. Lea y quien ponga en el titular que se ha "consolidado" es que se ha descalabrado y utiliza lo de consolidar para esconder su batacazo.
   Luego está lo de alegrarse con la desgracia ajena para amplificarla y, en el lado contrario, esconder la derrota como un sucedáneo de victoria para autoengañarse y dar gato por liebre a la parroquia. Aquí tiene un ejemplo en la prensa de este viernes, aplicable para casos protagonizados por otras empresas periodísticas. El Tribunal Supremo, tras sólo 7 años de litigio judicial, da la razón a Mediapro en la guerra del fútbol por los derechos de televisión, y falla que no tiene que pagarle los 320 millones que le reclamaba Prisa. Eso sí, tiene que soltarle 32 kilos a Prisa por un tema anterior del mismo asunto.
  Mire cómo informan de la misma noticia El Mundo y El País. El primero, a todo trapo y con media página. El rotativo de la calle de Miguel Yuste, en una columnita breve ocultando que el Supremo le ha dado un estocazo y que no verá nada de esos 320 millones que le vendrían de perlas para rebajar su deuda multimillonaria. Lo mismo en Marca -deportivo de Unidad Editorial, la dueña de El Mundo- y en As -el deportivo de Prisa-. Este lleva la noticia a un breve casi imperceptible perdido en la antepenúltima página y sólo contando que Mediapro tendrá que apoquinar los 32 kilos a Prisa.

 Hoy mismo, Mediapro ha salido para reclamar a su contrario 50 kilos como daños y perjuicios de este pleito. Dentro de 7 años quizá le contemos que ha decidido nuestra justicia, un estamento que se caracteriza por una velocidad de crucero que se asemeja a la de un caracol sentado en una tortuga muerta.

No hay comentarios: