lunes, 15 de junio de 2015

Cajeros sin billetes

En la España de 1974, un año antes de que muriese Franco, se instalaba el primer cajero automático de nuestro país. No, no fue en Madrid, sino en la cercana Toledo, en la fachada de la oficina del Banco Popular. Ahí lo tiene luciendo lustroso en la foto de abajo. Lo hacia siete años después de que en una oficina del Barclays Bank de Londres se inaugurase el primer cajero automático del mundo, inventado por un ingeniero británico llamado John Sheperd.
   Como siempre en estos casos, una necesidad dio con un avance tecnológico. El tal Sheperd se puso manos a la obra tras cogerse un cabreo monumental:  tras ir a su banco a sacar dinero de urgencia, vio como éste se encontraba ya cerrado y sin posibilidad de extraer dinero de su cuenta corriente. Los  primeros cajeros automáticos de mi pueblo gaditano que recuerdo son de mediados de los años 80 y pertenecían a la red de la ya extinta Caja de Ahorros de Cádiz. Se podían extraer billetes de 1.000, 2.000 y 5.000 pesetas.
 En la España de 2015 existen unos 55.000 cajeros de bancos diseminados por las calles y centros comerciales. Entre tarjetas de débito y de crédito, los españolitos atesoran unos 60 millones de unidades del dinero de plástico. Lo que no tiene sentido es que ningún cajero en España -que se sepa- expida billetes de 5 y 10 euros, sólo de 20 euros en adelante. ¿Por qué? Son billetes de curso legal, como los demás, y es dinero que tenemos en nuestra cuenta corriente o de ahorro. Si mi banco no me cobra comisiones -o sí- por sacar dinero del cajero ¿por qué demonios no me facilita que pueda extraer la cantidad que quiera en billetes de 5 y 10 euros? No será porque la tecnología actual lo impida. Tampoco es una medida que sea en principio gravosa para las entidades bancarias. Sólo hace falta que quieran para que se pueda llevar a la práctica.
   Quizá es que en los bancos hay todavía mucho directivo del Cretácico, como aquel del Banco de Bilbao, que al enterarse de que iba a implantar el dinero de plástico y los cajeros, soltó con solemnidad e incredulidad: "¿Y vamos a dar dinero con una tarjetita?". Billetes de 5 y 10 euros en los cajeros, señores banqueros. Es dinero. Y es nuestro dinero.

No hay comentarios: