martes, 29 de septiembre de 2015

Multas tramposas y a la carta

La Guardia Civil de Tráfico me cazó el pasado 11 de noviembre de 2014 circulando y hablando por el móvil a la salida de Madrid por la A-6. Con razón, me echaron al arcén y me rellenaron la multa que aparece aquí arriba del todo. Pero, vaya usted a saber porqué, el agente se equivocó al rellenar el boletín de la denuncia y escribió que la infracción ocurrió...¡¡¡el 31 de enero de 2005!!!! O sea, que erró la fecha por casi 10 años de diferencia.
  Me percaté de esta equivocación de bulto cuando dos días más tarde quise abonar la multa por aquello de la reducción de su cuantía por el pronto pago: el sistema no me lo permitía porque sostenía que esa denuncia estaba fuera de plazo. Y tanto: casi 10 años. Por tanto, presenté en un registro oficial un pliego de descargo explicando a la Jefatura Provincial de Tráfico de Madrid que la denuncia que me interpusieron con fecha de 2004 había prescrito y que debía ser sobreseído el procedimiento de sanción. Además, les detallaba en el escrito que mi coche tiene apenas 3 años de vida y que en 2004, por tanto, no había sido ni construido ni diseñado.
  ¿Y qué me respondió el organismo del Ministerio del Interior? Que lentejas. Al mes de mi escrito recibí una carta en casa de Tráfico con la denuncia por la infracción... pero ahora modificada, adulterada a su favor. Ese 31 de enero de 2005 se convertía en 11 de noviembre de 2014. Aquí en esta foto tiene ambos documentos para verificarlo. Y pagué la penitencia monetaria por mi estupidez de hablar por teléfono al volante, con casi 10 años de retraso virtual.

No hay comentarios: