martes, 22 de diciembre de 2015

Adiós, Sr. Scrooge

La Navidad nunca falla a su cita, faltaría más. Ni tampoco la felicitación navideña de mi familia. Son ya 6 años a través de este blog de andar por casa deseando lo mejor en estas fechas y, aún más y mejor para el Año Nuevo que vamos a estrenar.
   Esta Navidad el christmas -que también se envía por correo postal de toda la vida a la familia y a los amigos más cercanos en un alarde de tradición, con sus sobres y sus sellos, para que el buzón tenga una carta que no sea la del banco- rememora Cuento de Navidad, una historia inmortal de Charles Dickens. Eduardo, Claudia y Paty encarnan los fantasmas de las navidades pasadas, presentes y futuras. Y, luego, uno mismo ejerce modélico de avaro, miserable, malhumorado, roñoso y despreciable Sr. Scrooge. No en vano, la autora del christmas es mi mujer y me ha retratado a la perfección. Un personaje el tal Scrooge que es despreciable, odia la Navidad y todo lo que ésta representa ligada al amor, la familia o los sentimientos.
  Evite a aquellos que hacen incluso bueno y admirable al Sr. Scrooge, quien muy al final se da cuenta de su inmenso error. Y nos despedimos, que el moñas que llevo dentro está en plenitud de facultades. Feliz Navidad. Y adiós, Sr. Scrooge.

No hay comentarios: