martes, 24 de febrero de 2015

Descifrando a Julio Iglesias, y lo sabes

Julio Iglesias, mítico. Un crack marca España y materia de cachondeo nacional en twitter con la apostilla de "y lo sabes" circulando de aquí para allá. Algo más allá ha ido el periodista que el pasado día 14 de febrero, San Valentín, publicó esta noticia sobre el cantante en las páginas de la sección Madrid del diario La Razón. Aquí la tienen.
  Nada raro, ¿verdad? Vuelva a leerla a ver si lo pilla. ¿Nada fuera de lo normal? Pues lo hay. No ha hecho falta tirar de la historia real de los nazis y su máquina enigma para encriptar mensajes. Tampoco hablar con los protagonistas de The imitation game. Mire con atención la letra inicial de cada renglón de la noticia de La Razón. Y, ahora, únalas para que le salga el mensaje oculto y que ahora queda descifrado. Cojonudo, ¿verdad? Aunque en los periódicos las inocentadas del 28 de diciembre andan de capa caída, en las redacciones de la prensa española no se han extinguido los cachondos ingeniosos. Afortunadamente.
PD. El mensaje oculto dice textualmente: "Julio eres el puto amo".

martes, 10 de febrero de 2015

Cuando algunos periodistas tocan fondo

En TVE han contratado a 11 curritos como periodistas eventuales para los próximos meses de campañas electorales. Los del Consejo de Informativos de TVE -que se creen los guardianes del periodismo y de la ética- los recibían ayer dándoles la espalda en la redacción. Y no sólo eso, sino que hacían una foto -esta que ve aquí- y la subían a su twitter. Precioso compañerismo, ¿verdad? Hacía tiempo que no veía algo tan miserable en una redacción de periodistas.
  Dicen que varios de los curritos contratados vienen de Intereconomía. ¿Y......? ¿Eso les invalida para trabajar en cualquier otro sitio? ¿Hace falta un carné de pureza periodística-ideológica ahora para firmar un contrato temporal en TVE? Tengo una excelente amiga que trabajó en Intereconomía y que es más de izquierdas que el grifo del agua caliente. Consejo de Informativos de TVE: sois un pésimo ejemplo para esta gran profesión. Y esa foto dando la espalda a periodistas es una vergüenza, una auténtica vergüenza, impropia y que os elimina cualquier posible atisbo de razón en vuestras reivindicaciones.
PD. Mi solidaridad con los compañeros y amigos despedidos de la Cadena Ser en Madrid.

viernes, 6 de febrero de 2015

Pasen y vean lo peor de la prensa

La prensa que se hace en España es muy buena. Otra cosa son las empresas periodísticas, asignatura -la de Empresa periodística- que sin que venga a cuento me dejaron para septiembre en quinto de carrera y que tuve que aprobar -con algo de fullería-, in extremis para obtener la licenciatura.
  ¿Cuándo se observa que la prensa española olvida la independencia, la pluralidad, la ética y hasta la vergüenza torera? Muy fácil: cuando informa de sí misma o de las empresas de la competencia. Ejemplo de libro: los resultados del EGM. En cada ola de los datos de audiencia del Estudio General de Medios no leerá a nadie asumir que se la ha pegado. ¿Cómo entonces saber quién ha tenido unos mediocres resultados? Sencillo. Lea y quien ponga en el titular que se ha "consolidado" es que se ha descalabrado y utiliza lo de consolidar para esconder su batacazo.
   Luego está lo de alegrarse con la desgracia ajena para amplificarla y, en el lado contrario, esconder la derrota como un sucedáneo de victoria para autoengañarse y dar gato por liebre a la parroquia. Aquí tiene un ejemplo en la prensa de este viernes, aplicable para casos protagonizados por otras empresas periodísticas. El Tribunal Supremo, tras sólo 7 años de litigio judicial, da la razón a Mediapro en la guerra del fútbol por los derechos de televisión, y falla que no tiene que pagarle los 320 millones que le reclamaba Prisa. Eso sí, tiene que soltarle 32 kilos a Prisa por un tema anterior del mismo asunto.
  Mire cómo informan de la misma noticia El Mundo y El País. El primero, a todo trapo y con media página. El rotativo de la calle de Miguel Yuste, en una columnita breve ocultando que el Supremo le ha dado un estocazo y que no verá nada de esos 320 millones que le vendrían de perlas para rebajar su deuda multimillonaria. Lo mismo en Marca -deportivo de Unidad Editorial, la dueña de El Mundo- y en As -el deportivo de Prisa-. Este lleva la noticia a un breve casi imperceptible perdido en la antepenúltima página y sólo contando que Mediapro tendrá que apoquinar los 32 kilos a Prisa.

 Hoy mismo, Mediapro ha salido para reclamar a su contrario 50 kilos como daños y perjuicios de este pleito. Dentro de 7 años quizá le contemos que ha decidido nuestra justicia, un estamento que se caracteriza por una velocidad de crucero que se asemeja a la de un caracol sentado en una tortuga muerta.

lunes, 2 de febrero de 2015

Sí hay tontos en Mediamarkt

Sí, soy de los que nunca me he bajado una película de internet. Sí, soy de los que aún las compran en DVD e incluso se retratan en taquilla y van al cine.Sí, soy de los que no comprenden los precios de las películas en DVD. Por ejemplo, que una cinta con sus años como Cinema Paradiso se venda en el Mediamarkt de Majadahonda por 16 euros y que cualquier estreno del último año se pueda adquirir a la mitad de precio.
  Rebuscando en la menguante sección de películas de DVD y Blue Ray -ese fiasco monumental que aún pervive- uno se encuentra de todo y precios curiosos y estrambóticos. Como éste que ve aquí. El de la película Crazy, stupid, love a 10,99 euros y, el mismo título -más otra de regalo- por dos euros menos (8,99€). ¿Hay quien lo entienda? Pues no. A no ser que hay quien sí sea tonto en Mediamarkt, por muchas campañas de publicidad que lo intenten contradecir.
 
Como que ir al cine en Madrid se dispare a los 10 euros y que en Cádiz ver la misma película cueste alrededor de un 40% menos. O también que nos soplen en el cine 2 y 3 euros por un mísero botellín de agua y otros 3 por unas palomitas. Por eso a nadie le extraña cuando va a ver una película infantil y comprobar cómo los padres/madres sí miran la economía familiar y se llevan las palomitas y los refrescos directamente desde casa. Porque los empresarios de salas de cine hay veces que se merecen su crisis por inflar los precios y por tener unos descuentos rácanos y miserables con los que fidelizar a su público. Ejemplo, la tarjeta cliente de Cinesa, donde para que te regalen algo hay casi casi que comprar acciones de la empresa. Más cine, por favor, pero con unas tarifas y promociones que lo hagan atractivo.