lunes, 4 de enero de 2016

Campanadas y campanazos ciclónicos


Como experto reconocido en Nochevieja, Año Nuevo y Campanadas -lo acredita mi partida de nacimiento de las 0.20 horas del 1 de enero de 1968-, muestro mi absoluta sorpresa por el hecho de que un vestido con transparencias de la repetitiva Cristina Pedroche se convierta en la primera y más comentada noticia del año en la retransmisión de Antena 3 desde la Puerta del Sol. Sin discusión, me quedo con la que montó el año pasado Canal Sur con la pifia con la que lió sus campanadas desde Almería.
  El inicio de este 2016 nos deja a la Pedroche de nuevo en el ojo público, como a Artur Mas como eterno candidato a presidir la Generalitat tras las elecciones del 27-S. El dirigente catalán tendrá que optar más pronto que tarde entre irse a casa o seguir siendo el más claro ejemplo, defensor y valedor de la Ley de Murphy, esa normativa nunca derogada y según la cual todo lo que es susceptible de salir mal sale siempre mal.
  Y mientras Orange se decide de una vez a cumplir con su compromiso de instalarme la fibra óptica en casa -llevan ya dos meses sin saber explicarme porqué no lo hacen pese a mis múltiples reclamaciones por tierra, mar aire, atención al cliente y twitter-, este año 2016 la prensa en papel sigue intentado levantar sus depauperadas ventas con su bazar de cartillas gratis. Los periódicos, que tanto y tanto critican en sus informaciones la letra pequeña de cualquier empresa que intenta estafar, defraudar, engañar...a sus posibles clientes- luego miran a otro lado cuando les toca a ellos tirar de una práctica tan lamentable.
   En El Mundo tienen ahora en vigor una promoción para conseguir un "aspirador ciclónico". Por supuesto, "gratis" cumplimentando la cartilla con 24 cupones y reservándolo con un sms o llamada que sale por 1,45 euros. Por supuesto, con una letra pequeña de esas que aparecen con un asterisco en los anuncios. ¿Y qué dice ese asterisco adosado a una letra pulga? Que tendrá que pagar la módica cantidad de "14,95 euros en concepto de gestión de envío y manipulación". Un envío muy extraño porque no se lo llevan a casa sino que debe ir usted al quiosco a recogerlo. Un campanazo ciclónico que, al menos, servirá para que la actualidad de 2016 pueda ayudarle a aspirar de su casa a Mas y Pedroche como focos cansinos de la actualidad política y rosa. PD. No se confunda: Más es el de lo serio y Pedroche la de lo insustancial.

No hay comentarios: