martes, 22 de marzo de 2016

Cuando la electricidad baja, el recibo de la luz sube

El 1 de enero pasado entró en vigor en España una bajada de las tarifas eléctricas domésticas, el recibo de la luz de casa de toda la vida. La caída no fue como para tirar cohetes y poner el horno, la secadora y el aire acondicionado a la vez para celebrarlo, pero menos da un kilovatio: un escuálido pero agradecido 0,7 disminuyó el precio de la electricidad.
   Hace unos días me ha llegado al buzón de casa el recibo del periodo enero-febrero de 2016 y, efectivamente, me aplican ese 0,7 y, de paso y ya puestos, me cuelan una subida del 52% en el precio del alquiler de los equipos de medida, vulgo, el contador de la luz. Aquí tienen la prueba de que las compañías eléctricas son unas cachondas y también suben el recibo cuando lo bajan. Para quedarse de piedra e incluso electrificado con un recibo de la luz todo es posible. Menos que baje, claro.

No hay comentarios: