martes, 7 de junio de 2016

Vergüenza en la universidad. Capítulo II

Segundo capítulo de una ser iniciada la semana pasada en la Universitat de Lleida. Para más sonrojo ha ocurrido en la Universidad de Salamanca, la de un Miguel de Unamuno lleno de razón que se enfrentó a Millán Astray y dejó para la eternidad este mensaje del escritor ante una sala repleta de fascistas buscando pelea:

"Éste es el templo de la inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho".

Aquello ocurrió hace 80 años. Ayer mismo, radicales de izquierda tomaron el relevo ocho décadas después en la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca para intentar reventar una charla del padre de Leopoldo López, el opositor venezolano encarcelado por el régimen chavista. (ver vídeo). "Fuera fascistas de la universidad", gritaban estos jóvenes mientras los asistentes al acto les respondían con un "libertad de expresión".
PD. Sin rastro en la web y twitter de la Universidad de Salamanca de una sola línea de condena por lo sucedido.