lunes, 12 de diciembre de 2016

No vuelva usted mañana ni el otro

No hay Marca España más potente y reconocida que el retraso de las administraciones -sea la que sea- a la hora de pagar las facturas a los proveedores por los servicios prestados. Los acreedores -grandes empresas, pymes y autónomos- son ejemplos vivientes de este mito de Penélope contemporáneo.
El ayuntamiento gaditano de El Puerto de Santa María es uno de esos ejemplos vivos de que la espera en cobrar no solo se reduce sino que va en aumento, a pesar de que según la normativa en vigor hay que abonar las facturas con un máximo de 75 días. El gobierno antes tripartito y ahora bipartito portuense ha aumentado en casi un 20% el plazo para pagar a sus acreedores desde que descabalgó al anterior equipo en junio de 2015. 
   Si entonces el periodo medio de pago global a proveedores andaba por los 127 días, en octubre de 2016 -últimas cifras oficiales subidas a la web municipal- ya se va por los 150 días con sus noches incluidas. Peor lo tienen aquellos que aguardan el cobro de una factura de Suvipuerto -la empresa de suelo y vivienda- o El Puerto Global -la que se dedica a la cosa tecnológica-. En la primera la demora para soltar el parné se ha duplicado prácticamente -de 234 a 457 días, cerca de año y medio- y el la otra de 161 a 240 días.
 Visto lo visto el 'vuelva usted mañana' se transmuta en 'no vuelva usted mañana ni el otro'. Los acreedores capillitas ponen velas a la patrona de El Puerto de Santa María y, el resto, a los exitosos presupuestos participativos del Ayuntamiento, una iniciativa que degrada a Adam Smith a becario, a la mano invisible en mano negra y a Bretton Woods en una feria de bisutería.

No hay comentarios: