martes, 30 de agosto de 2016

Un caballo eléctrico

Ocurrió hace 70 años en la España que acababa de salir de la peor guerra de su historia. En 1946, con el país manga por hombro, nacía Enasa -Empresa Nacional de Autocamiones- para empezar a parir camiones Pegaso, el caballo alado de la mitología griega. Luego vino la historia que todos conocen de una marca que es aún memoria y nostalgia de muchos españoles.
   Los Pegaso fueron incluso deportivos de ensueño -apenas 84 vehículos fabricados y denominados Z 102- que asombraron al mundo del motor de la época, codiciados por bolsillos millonarios y envidiados en las sedes de Ferrai o Porsche. La cadena artesanal de montaje de Barajas los empezó a construir en 1951 para darles carpetazo y meterlos con honor en la historia del automóvil al cesar la producción antes de cambiar de década.
   El otro misterio casi desconocido de Pegaso ocurrió en 1952 en su factoría de Barajas, a las afueras de Madrid. Hace 64 años los ingenieros de la empresa lograron fabricar todo un camión eléctrico. Era un prototipo llamado Pegaso Z 601 basado en su popular Pegaso II o Mofletes con unas baterías francesas como propulsor. El vehículo tenía 14 caballos, una velocidad máxima de apenas 30 kilómetros por hora a plena carga y una autonomía de 75 kilómetros.
   No pasó de prototipo pero queda para la historia que Pegaso logró la machada de sacar de su fábrica a mediados del siglo XX un flamante camión eléctrico. Toda una descarga de I+D+I en la España de posguerra que todavía no sabía qué era eso de un Seat 600
.

martes, 23 de agosto de 2016

Salimos de la crisis: de gratis total a cobrar 1 euro

"La tierra no pertenece a nadie; solo al viento", dijo en 2009 el entonces presidente español José Luis Rodríguez Zapatero. Siete años más tardes ya tenemos localizado a uno de los dueños del viento, concretamente a uno que cobra por el aire en movimiento: Carrefour. En sus gasolineras hasta ahora low-cost, la multinacional francesa ha comenzado esta semana -con agosticidad en la del Centro Oeste de Majadahonda- a cobrar 1 euro por un servicio que había sido hasta ahora gratis para el cliente: revisar la presión de los neumáticos del coche. Y lo hace coincidiendo con una campaña en los paneles de la DGT donde se recomienda a los conductores revisar mensualmente (12 euros al año) la presión de los neumáticos.
   De gratis total a 1 euro. Esto tiene que ser que dejamos atrás la crisis. Gran visión de negocio de la multinacional francesa para seguir atrayendo a clientes a sus estaciones de servicio low cost como señuelo  y que entren en el supermercado. La normativa en vigor contempla que las gasolineras han de tener el manómetro para revisar la presión de las ruedas, dejando abierta la opción para que cobren o no. Así, en la de Cepsa situada a apenas 300 metros de la de Carrefour en Majadahonda sigue ofreciendo el mismo servicio completamente gratis.
   La revisión de la presión de neumáticos puede optar a nuevo deporte olímpico: en la gasolinera de Carrefour el euro da derecho a 5 minutos con el manómetro en marcha y pasado ese tiempo el aire deja de salir. A 5 ruedas por coche tiene 1 minuto exacto para echar la moneda -haber quitado previamente los 5 tapones- y agacharse, meter la boquilla, meter el aire, nivelar la presión y así ir zumbando agachándose para repetir cuatro veces más la misma operación. Ponga el cronómetro en marcha y haga deporte gracias a Carrefour sin visitar al gimnasio.